Páginas

lunes, 26 de octubre de 2015

Aprendiendo con internet

Dando vueltas por internet me he encontrado con este interesantísimo tutorial de cómo encender una cerilla. No te lo pierdas, que la cosa se va poniendo "calentita" por momentos:


Es un video de Korah, un youtuber aficionado a esto de los doblajes locos. Por cierto, quizá quieras echar un vistazo a su particular visión de la aventuras de Bear Grylls:
Atención: Vocabulario soez. (Haz clic en el enlace siguiente si quieres ver el video)
- El último superviviente en el Sáhara.

Hala, que tengas buena semana. Y cuidado con el fuego. :P

viernes, 23 de octubre de 2015

En viñetas

Últimamente he estado leyendo algunos comics nuevos. He preparado una selección variada de reseñas breves para todos los gustos.

Vida y muerte del Capitán Marvel

Un tomo que recopila todos los números de la serie clásica del Capitán Marvel escritos por el genial Jim Starlin. Cómics de ciencia-ficción de los años 70 llenos de imaginación y épica, incluyendo los inicios de Thanos y las aventuras de uno de los superhéroes más queridos del universo Marvel. Además el tomo incluye la novela gráfica de La muerte del Capitán Marvel, con un memorable relato de los últimos días de Mar-Vell rodeado de sus recuerdos y sus amigos. Una delicia por su narrativa y su tono emotivo pero sin melodramas.

Lo mejor: Aventuras "cósmicas" de las buenas. Muy bien dibujado. Muy entretenido y divertido.

Lo peor: El formato: papel demasiado satinado y colores demasiado chillones. Hay cuadros de texto difíciles de leer por tener letras negras sobre fondos rojos y cosas por el estilo.

Off Road

Novela gráfica de un primerizo Sean Murphy que cuenta una historia de amistad. Tres chicos, cada uno de ellos con una historia distinta, que se van a vivir una aventura en todo terreno. Durante su viaje aprenderán a conocerse mejor y pondrán a prueba su amistad. Una historia sencilla y entretenida que trasmite buen rollo sin demasiadas complicaciones.

Lo mejor: Las relaciones entre los 3 personajes principales. Es una historia corta y agradable de leer.

Lo peor: Algunas viñetas son un poco confusas.

Doctor Extraño: El Juramento

La historia del Doctor Extraño escrita por Brian K. Vaughan y dibujada por el español Marcos Martín que convierte al Hechicero Supremo de Marvel en una suerte de Sherlock Holmes. Junto a su fiel ayudante Wong y a la Enfermera de Noche se verá envuelto en una investigación mágica contrarreloj para resolver un intento de asesinato contra él mismo. Un gran cómic para los aficionados a la magia y al misterio.

Lo mejor: El dibujo de Marcos Martín, con un estilo original, claro y limpio.

Lo peor: En final es regulero.

miércoles, 21 de octubre de 2015

Marte (The Martian)

Hace unos días que he visto la peli del marciano pero todavía no había escrito la crítica. Así que para no hacer esperar más al personal (que sé que os tengo en ascuas), paso a comentar mis impresiones.

Durante una misión tripulada a Marte el astronauta Mark Watney se extravía y es dado por muerto por sus compañeros, que regresan a la Tierra sin él. Sin embargo Watney ha sobrevivido y tendrá que ingeniárselas para sobrevivir en el inhóspito planeta rojo.

Marte es una película muy bien hecha. Consigue mantener el interés gracias a la historia de un solo personaje. Solo Náufrago (2000) había conseguido algo parecido en la historia del cine comercial reciente. En esta ocasión la trama principal del astronauta Watney queda complementada con una trama secundaria protagonizada por el personal de la NASA que deberá establecer un plan de rescate para el tripulante perdido. No obstante esta segunda trama es mucho más floja, con un ritmo más espeso y unos personajes mucho menos carismáticos que el interpretado por Matt Damon.

La peli está muy bien documentada. De hecho la auténtica NASA ha prestado información y recursos para la realización de la misma con el objetivo de crear expectación y así poder preparar una verdadera expedición a Marte dentro de unos años. Esto se traduce no solo en la aparición de auténticos trajes espaciales y cachivaches varios, sino también en un gran realismo científico en casi todo lo que hace el astronauta para sobrevivir en Marte. Además la historia trasmite auténtico entusiasmo y curiosidad por la exploración espacial y la ciencia. Uno sale del cine deseando ir a Marte (aunque el prota las pasa canutas allí).

Desde el punto de vista puramente cinematográfico cabe destacar, como mencionaba antes, que el ritmo es prácticamente perfecto a pesar de tener muchas escenas en las que solo hay un personaje. Matt Damon hace que su personaje nos caiga simpático y que nos preocupemos por él, y los acontecimientos se suceden de la manera perfecta para que las 2 horas que dura la cinta se hagan realmente cortas. Solo la subtrama que trascurre en la Tierra baja un poco el nivel, no tanto porque esté mal hecha sino porque es más convencional. Nada grave, de todos modos.

Lo mejor: La ciencia. El personaje de Matt Damon y todo lo que hace para sobrevivir.

Lo peor: El personal de la NASA es un pelín aburrido a veces.

miércoles, 14 de octubre de 2015

Bienvenidos, Premios Princesa de Asturias

Al fondo, el teatro Campoamor
El próximo día 23 de octubre se entregarán en Oviedo los Premios Princesa de Asturias. Y como ocurre cada año desde hace unos pocos, hay cierta polémica entorno al evento. Una de las últimas en sumarse al jaleo ha sido la teniente de alcalde de Oviedo, Ana Taboada (Somos Oviedo), que ha cargado contra estos premios alegando que "hay otras prioridades" y cuestionando la subvención del ayuntamiento de la ciudad a la Fundación Princesa de Asturias (de unos 350.000 €). Además, se ha convocado una manifestación para el día de la entrega de premios en las inmediaciones del Teatro Campoamor (el lugar donde se entregan los galardones) protestando contra la monarquía (supongo).

El Principado de Asturias es una comunidad autónoma uniprovincial de aproximadamente 1 millón de habitantes (equivalente a un par de barrios de Madrid o Barcelona, vaya). No somos una comunidad particularmente rica, ni particularmente sobresaliente en casi nada. Apuesto a que, salvo los asturianos, pocos de vosotros sabríais decir quién es el presidente de Asturias sin buscarlo en Google. En resumen, no llamamos mucho la atención.

Sin embargo, a este pequeño reducto del norte de España rodeado de montañas acude una vez al año lo más puntero del mundo en ciencias, artes y humanidades, y el único motivo por el que acuden estas personas es porque aquí se entregan los Premios Príncipe de Asturias (a partir de este año serán Princesa de Asturias).

Durante las semanas anteriores a la entrega de premios, la comunidad autónoma entera se llena de actividades culturales relacionadas con los premiados del año. Exposiciones y conferencias en el edificio histórico de la universidad de Oviedo, pósters científicos en el parque de San Francisco, coloquios en las facultades y escuelas universitarias, proyecciones de películas de culto en marcos incomparables (estos días ha habido proyecciones de Drácula en una iglesia abandonada, dicen los que han ido que es una pasada) (yo no conseguí entradas, que eran gratis, a tiempo), exposiciones y actividades tecnológicas en La Laboral de Gijón, talleres y demostraciones en diferentes ciudades... En resumen, cultura del más alto nivel.

Francis Ford Coppola, Premio Princesa de Asturias de
las Artes 2015
Este año, entre los premiados están Francis Ford Coppola (Artes), Emilio Lledó (Comunicación y humanidades) o Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna (Investigación Científica y Técnica). En años anteriores (y que yo recuerde así de memoria), han pasado a recoger estos premios (y dar las consiguientes conferencias y actividades) Stephen Hawking, Howard Gardner o Leonard Cohen.

¿Por qué cuento todo esto? Pues porque los Premios Princesa de Asturias son de lo mejor que tenemos en Asturias. Una actividad cultural de primer nivel no ya nacional, sino mundial. Es (y no exagero) lo más parecido que tenemos en España a los Premios Nobel. Y sin embargo hay gente que parece empeñada en cargárselos porque llevan el nombre "Princesa" en el título. Pues yo digo que no. Yo digo que espero que estos premios sigan celebrándose durante muchos años más, que los premiados sigan teniendo este nivelazo, que se sigan celebrando actividades culturales y que se sigan dando estas subvenciones. Creo que aportar 350.000 € para que se celebre una actividad cultural tan sumamente importante es lo justo (tengamos en cuenta que los premios cuestan mucho más, pero la mayor parte corre por cuenta de la Fundación Princesa de Asturias, que es privada). Creo que es deber de las administraciones públicas cuidar de esta clase de eventos que enriquecen a la población tanto en cultura como económicamente (tengamos en cuenta que estos premios también son un modo de proyectar la imagen de Asturias y de España hacia todo el mundo).

Si algún día tenemos una república en España estaré encantado de que los premios se llamen "Premios Presidente de la República", pero espero que la mecánica siga siendo la misma, que se sigan celebrando aquí, que siga habiendo actividades culturales en torno a ellos y que se sigan subvencionando adecuadamente. No nos confundamos de enemigo.

domingo, 11 de octubre de 2015

El lado bueno de las cosas

He visto una película que me ha parecido muy bonita. Se titula El lado bueno de las cosas.

El protagonista es Pat, un hombre que acaba de salir del centro de salud mental donde estuvo internado después de agredir al amante de su esposa. Mientras intenta reconducir su vida con ayuda de su familia y amigos, conocerá a Tiffany, una chica con trastorno mental y mala reputación con la que también acabará estableciendo un vínculo.

El lado bueno de las cosas es una película difícil de clasificar porque, a pesar de tratarse de una historia bastante simple, tiene de todo. Hay un poco de tragedia, un poco de comedia, un poco de romance... Y lo mejor de todo es que el conjunto es un relato reconfortante y agradable.

También es una de las mejores películas sobre trastornos mentales que he visto nunca. Lejos de la imagen peliculera del "loco", nos presenta a unos personajes humanos y sutiles, gente que se esfuerza por tener una vida normal a pesar de sus peculiaridades. También muestra las dificultades con que se encuentran, a veces causadas por sí mismos y a veces por la incomprensión de los demás.

Con ellos, cualquier intercambio social puede acabar en trifulca.
Pero lo que realmente sustenta esta historia son las interpretaciones. Todos los actores están magníficos. Bradley Cooper y Jennifer Lawrence se meten en la piel de dos personajes muy complicados a los que sin embargo dotan de gran naturalidad. Además Robert DeNiro hace un papel tremendamente convincente al convertirse en el supersticioso padre de Pat, recordándonos que puede ser un gran actor cuando se lo propone (y eso que últimamente parecía que estaba de capa caída).

Quizás para los puristas el final sea lo peor (o lo menos bueno) de la peli. Tal vez por mantener el optimismo que se empeña en trasmitir incluso en los momentos más duros, el final de la historia queda edulcorado y mucho más sencillo y feliz de lo que estas historias suelen ser en la realidad. Afortunadamente, digo yo, para eso está el cine: para darnos finales más bonitos que los de la vida real.

Lo mejor: Las interpretaciones de Cooper, Lawrence y DeNiro. Es una peli agradable.

Lo peor: Aunque a mi me ha gustado, reconozco que a veces tiene un ritmo irregular o incluso lento.

miércoles, 7 de octubre de 2015

Tarambana en: "Problemas de residuos"

A continuación, una recreación de lo que pasa cuando intento tirar un papel a la papelera:


jueves, 1 de octubre de 2015

Crepúsculo

Odiada por algunos, amada por otros... la peli Crepúsculo alcanzó un éxito considerable hace unos años, pero yo no la he visto entera hasta hace unos días. Así que os voy a contar qué me ha parecido.

Bella Swan se muda a un pueblo de la América profunda llamado Forks (Tenedores) con su padre. Allí va a un nuevo instituto en el que conoce a  unos alumnos pálidos de aspecto sospechoso. A pesar de la suspicacia inicial, Bella no tarda en enamorarse de uno de esos paliduchos cuando la salva de un atropello.

Aunque me tienta hacer una reseña en plan graciosete resaltando los defectos y los tópicos que se encuentran en gran cantidad a lo largo del metraje, creo que sería más justo tomarse la historia en serio y destacar también sus virtudes. Y es que a pesar de ser una película para adolescentes y de tener un argumento bastante simplón, también se nota el intento por deslizar algunas ideas que podrían gustar a los más optimistas. Hablo de la caracterización de su protagonista, que es una chica insegura y melancólica, tal como probablemente cabe esperar en una adolescente cuyos padres se han divorciado recientemente y que se muda a un pueblo desconocido para ella. También la sensación de incertidumbre y peligro que provoca el vampiro combinada con el encaprichamiento mutuo que desarrolla la joven pareja protagonista podría verse como una metáfora del amor adolescente, en el que todo es nuevo e incierto.

Pero, bah, ¿a quien quiero engañar? La peli es mala. Sobre todo es lenta y parece que sea más larga que un año sin pan. La pareja protagonista carece del más mínimo carisma y se vuelven aburridísimos con su perpetua pose pensativa y retraída. Hay un par de momentos en que Bella hace algún amago de chiste, pero incluso en esos momentos permanece cabizbaja y aburrida.

Y si muerdes a un zombi, ¿él se convierte en vampiro o tú en zombi?
Los vampiros también resultan insulsos y poco atractivos. Parece que la idea era hacerlos pasar por seres misteriosos, peligrosos y sofisticados, pero solo parecen un grupito de las Nuevas Generaciones del PP al que le haya dado poco sol.

En cuanto a la historia, hay poco que contar. Solo trata del encuentro entre la chica y los vampiros, pero carece casi por completo de incidentes o conflictos que la hagan interesante. Solo hacia el final hay un poco de acción, cuando se encuentran con un vampiro rival que tiene ganas de comerse a Bella, pero incluso eso resulta bastante anodino.

Lo mejor: Los compañeros de clase y los vecinos indios (porque al menos parecen seres humanos, capaces de sonreir de vez en cuando).

Lo peor: Muy lenta (probablemente se podría haber contado lo mismo en un corto de 15 minutos). La pareja protagonista no tiene carisma, la peli no consigue que el espectador los quiera demasiado.