Páginas

jueves, 29 de septiembre de 2016

Y lo que no sabemos

Representación de un agujero negro absorbiendo una estrella.
Un agujero negro es un objeto cósmico con una fuerza gravitatoria tan potente que "se come" todo lo que entre en su radio de influencia, sea gas, cometas, estrellas o incluso rayos de luz. En las inmediaciones de un agujero negro las fuerzas de la naturaleza son tan poderosas que la realidad cambia y se retuerce de maneras asombrosas. En el entorno del horizonte de sucesos (el borde del agujero negro) el espacio-tiempo se curva, provocando que la luz cambie de dirección y provoque curiosos efectos ópticos (los objetos situados detrás del agujero negro parecen cambiar de sitio y en su lugar aparecen sombras). A medida que nos adentramos en el horizonte de sucesos y la gravedad aumenta, el tiempo se ralentiza. Si enviáramos a un astronauta a un agujero negro le veríamos avanzar cada vez más lentamente a medida que cae hacia el interior, hasta que finalmente nos parecería que se detiene al borde del horizonte de sucesos (el tiempo allí pasa tan lentamente que casi se ha detenido). Sin embargo desde el punto de vista del astronauta tan solo pasarían unos segundos desde la entrada en el radio de influencia del agujero hasta llegar al interior. Respecto a lo que vería el astronauta dentro del agujero negro solo podemos hacer conjeturas. Los científicos llaman a los fenómenos que ocurren alli una singularidad, porque no se les pueden aplicar las leyes de la física que se conocen actualmente. Nadie sabe realmente qué ocurre en el interior de un agujero negro.

En el centro de la Vía Láctea (la galaxia en la que nos encontramos nosotros) hay un agujero negro masivo llamado SgrA* cuya masa equivale a la de 4 millones de soles. Para ser un agujero negro masivo es pequeño ya que en otras galaxias vecinas los hay con masas de miles de millones de soles.

En esta imagen tomada con un telescopio de rayos X se intuye la ubicación
de SgrA*. Es muy dificil de localizar porque está lejos, no es brillante y
hay mucho polvo y gas entre el objeto y la Tierra.
No sé qué opináis vosotros pero a mi esta clase de cosas me parecen interesantísimas. Me produce una enorme curiosidad saber que ahí fuera están ocurriendo fenómenos tan espectaculares y misteriosos, pensar que la naturaleza alberga tantas maravillas que esperan a ser descubiertas por alguien lo suficientemente ingenioso como para saber donde buscar. Por eso me gusta enterarme de todas estas cosas, leer libros de astrofísica, escuchar conferencias de científicos o ver documentales de esta temática. No soy ningún experto, solo soy un aficionado curioso. Pero poco a poco me voy enterando de más cosas. 

La física es como todo: hay muchos niveles de comprensión y muchos modos adquirir nuevos conocimientos. Para hacerla accesible al público existen infinidad de publicaciones de divulgación que explican los conceptos de manera sencilla y procuran ahorrarse la mayor parte de las ecuaciones. Para los que quieren profundizar más existen textos universitarios y libros monográficos sencillos que ayudan a avanzar de manera más completa en los conocimientos científicos. Por último, para los que ya se consideran expertos, también están las bases de datos de investigación y los artículos punteros en revistas científicas, que ponen en común los últimos avances de equipos de todo el mundo. Si te interesa la temática seguro que encuentras algo que se ajuste a tus gustos.

8 comentarios:

  1. A mí me parecen temas de lo más interesante, aunque por desgracia estoy muy poco puesto. Me gustaba cuando de pequeño me imaginaba que los agujeros negros eran simplemente como portales de teletransporte. Ahora me encantaría (como a muchos) mandar una cámara (con cable, no con wifi) que nos devolviera imagen a tiempo real para ver que es lo qué ocurre. Sería realmente extraño, por ejemplo, que aquí pasen 3 segundos y la cámara nos devuelva sólo 1 segundo de metraje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te creas: hay quien dice que es posible que la singularidad provoque un agujero de gusano (una especie de tunel a través del espacio-tiempo) y desemboque en un "agujero blanco" situado en una región muy lejana del universo, del que la materia saldría disparada. A lo mejor te suena el nombre de uno que escribió un artículo abriendo las puertas a esta opción: Albert Einstein. (Pero también observó que la probabilidad era muy romota porque tendrían que darse unas condiciones físicas muy raras).

      Y sí, estoy de acuerdo contigo: esas consecuencias de la relatividad por las que el tiempo pasa de manera diferente en unos sitios y en otros también me parecen curiosísimas. Y esas sí que está requetecomprobadas, asi que son de verdad... :O

      Eliminar
  2. A mi me gusta mucho el cosmo y sus secretos. La física, como toda rama científica tiene lo que algunas vez en mis clases de secundaria un profesor definió como "puertas"...Abrimos una puerta, cuando tenemos el suficiente conocimiento de la habitación previa. Nos ha sucedido recientemente con la teoria de la Relatividad.

    Saludos Tarambana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una metáfora muy acertada y aplicable a muchas cosas: hay que ir abriendo puertas sucesivamente. Además, con cada puerta que abrimos, más ganas entran de llegar a la siguiente. ;)

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Qué miradita más chula.
      Aunque yo me esperaba algo como ESTO. xD

      Eliminar
  4. Yo flipo tantísimo con estas cosas que siempre pienso que se las inventan. ¿Cómo van a saber cuántos millones de soles caben en un agujero negro? ¿Cómo se va a poder medir eso? Se lo tienen que inventar. Fijo jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te creas, que cuando te lo explican tiene su lógica. En realidad lo deducen por la gravedad. Saben que las cosas giran en torno a un cuerpo central con una velocidad determinada en función de la distancia y de la masa del objeto central (también entran otros factores relativistas). Así que observando otros objetos que orbitan entorno al agujero negro pueden deducir la masa de éste. Y observando el agujero negro con potentes telescopios pueden deducir (más o menos) su volúmen. Si hay mucha masa y poco volúmen, empiezan a valorar la probabilidad de que haya un agujero negro. ;)

      Eliminar