Páginas

martes, 6 de diciembre de 2016

Indignación adolescente

Hace unos días, echando un vistazo entre los (muchos) libros que tengo, encontré uno que no leía desde mis tiempos de instituto. Se trata de las Cartas del Viaje de Asturias, de Jovellanos, y me ha traído recuerdos de la época en que lo leí.

Antes que nada tengo que aclarar que yo siempre fui un chaval bastante formal y cumplidor. Casi siempre hacía los deberes, sacaba buenas notas y no copiaba en los exámenes. Por eso me indignaba mucho cuando los adultos no me trataban como yo creía que me merecía. Por ejemplo, me parecía muy insultante cuando algún profe me mandaba cambiarme de sitio en un examen de manera preventiva (acción de denotaba desconfianza ante la posibilidad de que copiara).

Pero la gota que colmó el vaso ocurrió cuando me mandaron leer este libro de Las Cartas del viaje de Asturias en clase de literatura. Como iba a entrar en el examen, el mismo dia que lo recomendaron fui a una libreria y me compré un ejemplar. El golpe llegó a leer el resumen de la contracubierta, que he fotografiado y puesto debajo de estas lineas a modo de prueba del delito.

¡"Precario" tu tio! (Clic para agrandar)
¡Habráse visto! ¿Véis el párrafo del medio? "(...) pueden marcar un hito esperanzador en la estimación que los jóvenes estudiantes tienen de la lectura histórica, al tiempo que ven incrementado su -probablemente- precario conocimiento de la cultura asturiana en varias de sus muchas manifestaciones". ¿Cómo pueden ser tan vacilones? Acababa de pagar 15 € y en un momento me dicen que son los amos y que yo soy un ignorante. A ver, que lo más probable es que tengan razón pero... ¡cómo se atreven!

En fin, que me ha hecho gracia recordar cuánto me molestó en su día. Supongo que fue la mezcla entre gastarme mis ahorrillos de adolescente, leer lo que me pareció una falta de tacto y agitarlo todo en mi cuerpecillo lleno de hormonas. xD

Por cierto, el libro en sí es muy bueno. Recuerdo que me pareció interesante y bien escrito pero también frustrante. Y es que cabe destacar que no es una novela sino un ensayo. En esta obra Jovellanos describe con todo detalle lo que ve en su viaje desde Madrid hasta Asturias (y posteriormente otros viajes que hace por Asturias). Como está muy bien escrito casi puedes "ver" cómo era España en el siglo XVIII, a qué se dedicaba la gente, cómo eran los paisajes, los caminos, los medios de transporte, las ciudades, etc. El problema es que todo el libro son descripciones. Los que estamos acostumbrados a las novelas esperamos que después de algunas descripciones ocurra algo más, algo interesante y chocante. Pero aqui no es así. Jovellanos se dedica durante todo el libro a describir más y más cosas con todo detalle. De todos modos si te gustan estas cosas es desde luego recomendable, además de ser una obra de uno de los más destacados ilustrados (intelectuales del siglo XVIII) españoles.

8 comentarios:

  1. Cuando leí 100 años de soledad la primera vez, lo hice por necesidad en el instituto. La novela no me gustó. Tuve que hacer un resumen sobre algo que no disfruté y ademña un examen que mucho me costó sacar adelante. Anda de humor de perros (estaba en 4to de secundaria en Venezuela)

    Me recordo este episodio tu entrada...Luego he disfrutado de cada página de esa novela.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo lo que comentas, a mi también me ha pasado con mucha frecuencia: cuando he tenido que leer un libro por obligación casi siempre me ha costado mucho trabajo y no me ha gustado. Incluso cuando eran libros buenos de los que disfruté años después. En mi opinión no se debería obligar a los niños/adolescentes a leer libros concretos, sino que se les debería dejar elegir los que les gusten e incentivarlos para que los lean (es muy distinto "incentivar la lectura" de "castigar la no-lectura").

      Por cierto, yo aún tengo pendiente Cien años de soledad (¡qué vergüenza!). Me pondré con ello en cuanto pueda.

      Eliminar
  2. Creo que yo me habría incendiado como tú xD No debe molar nada de nada que en un momento un libro (¡Los libros son tus amigos, por Diox!) te diga esas cosas tan feas. Pero eh, olé tu valor por darle de todos modos una oportunidad al texto :D

    ¿Sentiste aumentar exponencialmente tus conocimientos sobre la cultura asturiana? Es una duda que me queda XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, qué manera de torear al personal... xD

      jaja, pues no sé, supongo que algo habrán aumentado mis conocimientos sobre cultura asturiana. La verdad es que el libro tiene su miga: es algo así como el diario de viajes de Jovellanos (viajes que hizo realmente). Así que tiene ese toque curioso de conocer cosas del día a día de aquella época.

      Eliminar
  3. Eso siempre pasa, cuando algo es por obligación ni se hace con gusto pero en cambio cuando se hace por gusto propio todo es tan diferente.

    En la escuela siempre dejan de tarea leer libros en poco tiempo y uno los odia a muerte.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, las cosas por obligación siempre resultan más dificiles. Sería mejor animar a los estudiantes para que lean de buena gana.

      Eliminar
  4. Madre mía, un peque-Tarambana indignado!! Me cuesta imaginármelo ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, ¡menudo era yo!
      Na, pero enseguida se me pasaba. :P

      Eliminar