Páginas

lunes, 1 de agosto de 2016

Terraza veraniega

Ya sabéis que el verano tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Entre las ventajas están las vacaciones, las actividades al aire libre, la cantidad de horas de luz diarias que fomentan la alegría y el jolgorio... Pero por la parte negativa, aparte del calor excesivo y los sobacos sobrehidratados, está el bajón de los medios de comunicación. Claro, la gente que normalmente nos entretiene se va de vacaciones y, en su lugar, todos esos sitios a los que normalmente acudíamos en busca de cachondeo variado ahora están un poco desangelados. Pasa con los programas de la tele (¡qué mala es la tele de verano casi siempre!), con la radio e incluso con ese reducto de diversión perenne que es internet.

"Volvemos en 7 minutos", qué jodíos.
En fin, que estoy intentado justificar mi ausencia desmedida durante las últimas semanas con el argumento más cutre y falaz del mundo: el de como lo hace todo el mundo... Vale: he abandonado el blog por encima de mis posibilidades y lo más probable es que ya os hayáis olvidado de mi. Por otra parte, también es verdad que últimamente había escrito entradas más bien reguleras, así que algún navegante de internet con buen ojo habrá pensado que es mejor hacer una parada de vez en cuando para volver más adelante con fuerzas renovadas. Por mi parte solo puedo decir que he tenido un mes de junio cargadito de obligaciones (exámenes y cosas así) y un mes de julio cargadito de paseos por la sombra y helados otras actividades variadas. Pero agosto ha llegado y, como dicen los viejos, "primer día de agosto, primer día de invierno". Que el dicho es un poco exagerado, pero es verdad que los días ya empiezan a menguar y, a poco que te descuides, en los paseos marítimos empieza a soplar un brisa que hace deseable la chaquetilla. Habrá quien me llame ágorer por decir estas cosas a estas alturas del verano, pero apuesto a que aquellos que estén sufriendo olas de calor de esas de 40º estarán deseando que los viejos y yo tengamos razón. ;) Así que cambiemos el chip y volvamos a la diversión internetera (eso sí, con calma).

Sea como sea, ¡aquí estoy! (vaya, esperaba que al decir esto sonaran aplausos espontáneos y me lanzaran rosas y confeti...). A partir de ahora empieza una "nueva temporada" en el blog con novedades, historias y tal vez algún relatico (¡aumenta el hype!). A ver si me viene la inspiración y queda interesante. (Prometo no volver a meter estas parrafadas) (Bueno, prometo que lo intentaré) (No prometo que lo intentaré, pero intentaré intentarlo).

Y vosotros, ¿qué tal? ¿cómo va el verano? ¿combatís el calor con eficacia? ¿habéis acabado con las existencias de helados? ¿os gusta empezar novelas en estas fechas y buscar momentos de relax, ya sea en la playa, en el pueblo o en la montaña, para meteros en la historia? ¿melón o sandía? ¿sois de los que lanzan grititos cuando el agua del mar les llega a las partes nobles? A mi podéis decírmelo, que queda entre nosotros...

¡Nos leemos!