Páginas

viernes, 15 de septiembre de 2017

Un mundo salvaje

Últimamente ha llegado a mis manos un cómic muy especial del que quiero hablaros. Se titula Aldebarán y está guionizado y bellamente dibujado por el historietista brasileño Leo.

Aldebarán cuenta la historia de los colonos del planeta Aldebarán 4, abandonados allí por los terrícolas hace más de 100 años. Durante este tiempo los colonos han formado ciudades y se han organizado para crear una nueva sociedad autosuficiente en este nuevo mundo que bulle de exóticos animales y plantas. En este contexto dos jóvenes de pueblo se verán envueltos en una gran aventura que les llevará a conocer enigmáticos personajes, a luchar contra las altas esferas del gobierno opresor de la colonia y a investigar el misterioso tesoro que esconde el planeta.

Aldebarán es una historia de ciencia-ficción poco corriente. Se aleja de la parafernalia clásica del género, caracterizada por las tecnologías imposibles y los futuros extraños, y se centra en mostrarnos un entorno natural muy original, exhuberante y atractivo. La ecología, la vida rural y la exploración se converten en motores fundamentales de la narración, ayudados por el espectacular dibujo de Leo. Con un asombroso nivel de detalle, el autor presenta personajes singulares que se desenvuelven entre animales imposibles y paisajes hermosos llenos de playas, selvas, mares, etc.

Estructura de página bastante sencilla pero
con dibujo detallado y mucha información.
Quizá el punto débil de la obra se encuentre en el guión. No es que la historia sea aburrida, de hecho cuenta una aventura muy interesante que engancha enseguida al lector y le invita continuamnte a seguir descubriendo el planeta y sus misterios. Sin embargo se nota cierta falta de destreza en algunos diálogos y en la sucesión de algunas situaciones. Hay momentos en que las subtramas románticas se alargan más de la cuenta o surgen de manera precipitada, otras veces ocurren "casualidades" demasiado oportunas o se explicitan más de la cuenta situaciones o pensamientos que podrían quedar claros sin tanta explicación. Nada de esto es suficiente para estropear una historia tan interesante y tan bonita, pero si se hubieran pulido estos extremos hubiera quedado una obra maestra.

En resumen, Aldebarán es un cómic para aquellos que sepan disfrutar de la belleza de esta naturaleza imaginada, para los que no tengan inconveniente en adentrarse en un cuento en el que prima la exploración y la investigación sobre la acción, y para los que aprecien un ritmo narrativo más propio del cómic europeo que del americano.

Lo mejor: El bonito y detallado dibujo de animales, paisajes y personajes. La intrigante historia de fondo.

Lo peor: Más deux ex machina (casualidades en el guión) de lo que hubiera deseado.


Nota: Aldebarán forma parte de una trilogía de tres libros semi-independientes: Aldebarán, Betelgeuse y Antares.

4 comentarios:

  1. No sabía de este comic. Impresiona ser una "historia real" con trasfondo de ciencia ficción (me guío solo por la imagen que has puesto de los edificios y los delfines??). Sugerente para una tarde de domingo.

    Saludos Tarambana. Me contenta verte de nuevo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una historia muy curiosa que trascurre en un planeta extraño pero muy bonito (de hecho muchos detalles del planeta recuerdan a algunas zonas de Latinoamérica) ;)
      Y está muy bien dibujado: con mucho detalle y un estilo que a mi me gusta mucho. Si te llama la atención creo que podría gustarte.

      A mi también me alegra leerte. ¡Buen fin de semana!

      Eliminar
  2. He estado buscando más imágenes del comic, porque el argumento no me ha parecido muy original, y sí, se ve que salen muchos bichos raros, así que en ese aspecto el autor tiene bastante imaginación. No me ha gustado tanto cómo dibuja a las personas.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, gran parte del atractivo del cómic es ese: los bichos raros que hay por todas partes y los enclaves naturales. Para las personas tiene un estilo bastante realista pero un pelín estático, de todos modos a mi no me desagarda tampoco.

      Saludos (voy a verte ahora al blog) :D

      Eliminar