Páginas

lunes, 19 de febrero de 2018

Vida y muerte en el Protectorado

En vista de algunas recomendaciones entusiastas que he visto en internet, estos días le he dado una oportunidad a una serie de Netflix muy especial (para bien y para mal). Se llama Altered Carbon.

En el futuro la mente humana se puede "descargar" en unos pequeños dispositivos electrónicos que todo el mundo lleva instalados en la nuca. De esta manera el cuerpo se ha convertido en una mera funda que las personas pueden cambiar a voluntad (siempre y cuando puedan permitírselo) para burlar a la muerte. En este contexto Takeshi Kovacs, un antiguo soldado rebelde, es devuelto a la vida en un cuerpo que no es el suyo para investigar el asesinato de un magnate.

Aunque la sinopsis suene a ciencia-ficción trasnochada, la verdad es que Altered Carbon es una serie bastante cuidada que utiliza los trucos del género para tratar temas interesantes como el poder, el capitalismo o la idea de humanidad. No en vano algunos han llegado a compararla con Blade Runner.

Es mejor que no te metas con Takeshi Kovacs
Altered Carbon es en realidad una serie policíaca (de investigación). Kovacs es ese detective privado amargado y fumador con un gran talento para los detalles, y la agente Ortega es ese policía que aparentemente no soporta al detective pero que acaba uniendo fuerzas con él. Sin embargo el futuro de Altered Carbon enriquece y complica mucho más las cosas añadiéndoles criminales que cambian de cuerpo, multimillonarios sin escrúpulos que manejan los hilos de la sociedad con total impunidad, y la posibilidad de vivir y morir tantas veces como sea necesario gracias a las "pilas" donde se guarda la consciencia de la gente. Y además muestra la vida en una sociedad en la que el cuerpo humano es un objeto más que se compra y se vende, se gana y se pierde como cualquier otro.

Respecto al apartado artístico, encontramos una serie muy potente en lo visual... y muy explícita. Hay que dejar claro a cualquier espectador potencial que encontrará abundantes escenas con sexo y desnudos, y también bastante violencia. Algunas de estas escenas están totalmente justificadas pero, en mi opinión, con otras se han deleitado más de la cuenta. Queda a la elección de cada uno decidir en qué grupo incluir cada una.

Ortega nunca se amedrenta
En todo caso Altered Carbon es una serie muy especial en muchos sentidos. Sirve para imaginar un futuro distópico con una historia muy interesante, en el que la vida humana es poco más que una mercancía. También sirve para mostrar el lado más siniestro de la humanidad, el que sale a la luz cuando se juntan el poder, la impunidad y las mezquindades más bajas. Y, en definitiva, también sirve para ver una buena serie policíaca con una interesantísima investigación criminal.

Lo mejor: La investigación. Ir conociendo poco a poco ese mundo futurista. Intensas relaciones humanas (tanto positivas como negativas).

Lo peor: A veces cae en excesos con tanto sexo y tanta violencia.